El efecto rebote ocurre cuando adelgazamos con dietas rápidas y sin hacer un cambio real en nuestro hábitos alimenticios. Te compartimos estos 7 consejos para decirle adiós al efecto rebote:

1. Tener claro tu objetivo: Antes de comenzar, junto con tu médico o nutriólogo, arma una estrategia y visualiza tu objetivo. Recordar tus objetivos te puede ayudar a mantener el ánimo en momentos difíciles.

2. Perder peso poco a poco: La mejor manera de mantener el peso es perderlo despacio. Ten paciencia, ya que lo que se recomienda es bajar entre medio y un kilo por semana.

3. Cambia los refrescos y el café por Té Rojo Para que tu dieta sea todavía más efectiva, sustituye los refrescos por agua y Té. Además de ayudarte a mantener tu peso, el Té Rojo será un aliado para tu piel y tu metabolismo.

4. No pasar hambre: Una buena dieta debe adaptar las cantidades y los horarios a tu caso particular, procurando que se pierda peso comiendo el máximo posible.

5. Compensar los excesos: Aprender a combinar los alimentos y conoce las cantidades que debes comer de cada tipo, así sabrás cómo compensar los excesos. Eso sí, nunca te saltes una comida. Es un error querer compensar una comida pesada evitando la cena o el desayuno.

6. Tener una vida activa: Practica un deporte, camina o usa la bicicleta, sube y baja las escaleras. Dedica 30 minutos diarios a realizar una rutina de ejercicios sencilla pero efectiva, esto también te ayuda a adelgazar a tonificar tu cuerpo.

7. Cambiar los hábitos: El objetivo de una dieta debe ser el modificar tus hábitos alimenticios. El chiste es que al terminar una dieta sepas qué y cómo comer, en lugar de comer de todo tipo de antojos sin límites.