El consumo excesivo de sal puede provocar hipertensión y acumulación de líquidos. Lo más recomendable es que, diariamente, el consumo de sal sea de 2,300 mg. y de 1,500 mg. para las personas que sufren hipertensión.

Hoy te compartimos 7 consejos sencillos para disminuir el consumo de sal en tu dieta.

1. Evita la comida chatarra, papas fritas y otras comidas saladas y procesadas. Mejor consume productos frescos.

2. Trata de usar condimentos sin sal y sazonadores como Dasazón, hecho con ingredientes naturales como ajo hierbas, especias y sal marina.

3. Lee las etiquetas con cuidado, algunos productos contienen más sal de la que esperas, como los jugos de tomate y verdura

4. Prepara las comidas en casa y usa la mitad de la cantidad recomendada de sal en las recetas o cocina sin sal y deja que cada persona agregue la cantidad que desea.

5. Cuando comas en un restaurante, pregunte si pueden prepararte un plato con menos sal o sin sal.

6. Cocina el arroz, la pasta y los cereales sin sal. Enjuaga los alimentos enlatados, como el atún, para retirar parte de la sal.

7. Procura que tu salero tenga los agujeros pequeños hará que inconscientemente eches menos sal al plato.